Inspiración

Una vida de fe requiere práctica

Escribe desde los Estados Unidos: Rev. In Jin Moon

In Jin Moon

In Jin Moon

04 de diciembre 2011

Buenos días, hermanos y hermanas. ¿Cómo están todos? Tienen una gran cantidad de energía hoy. Muchas gracias. Les traigo saludos de nuestros Padres Verdaderos, que se unirán a nosotros muy pronto. Ha sido un torbellino de actividades aquí en la sede. Constantemente estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo para que nuestro Movimiento brille tan fuertemente como sea posible, y para apoyar y darle poder a las familias para que puedan construir esa vida maravillosa y amorosa que nos gustaría ver en todo Estados Unidos.

Una generación inspirada y orientada en la misión

Pasé mucho tiempo hojeando imágenes diferentes porque quería tener una idea de lo que era en los primeros días el Movimiento americano. Yo vine a este país en 1973, cuando tenía apenas ocho años, para mí América representaba una tierra de oportunidades y de sueños, donde me gustaba ver diferentes tipos de personas, no todos con el pelo negro y ojos color negro. Pude ver personas de cabello rubio, gente de pelo rojo, gente de pelo castaño, y con el pelo rizado o lacio, yo miraba ansiosamente esperando conocer a mi comunidad internacional en este gran país de América.

Mirando las fotos, me acordé de los primeros días de nuestro Movimiento con la primera generación. He visto tantas fotos de cómo los hermanos y hermanas solían verse a sus 20 años. Se veían tan brillantes, altos y delgados. Se veían supremamente inspirados. Ustedes fueron orientados hacia la misión, orientados a los objetivos, como “soldados” listos para golpear el campo de batalla enfocados en la misión. Se sintieron llamados por Dios para despertar América para que sus hombres y mujeres realmente pudiesen elevarse y animarse a ser hijos e hijas eternos de Dios.

Vi la emoción, vi el brillo en los ojos. Ustedes, hombres, se fueron en los equipos de MFT (equipos de recaudación de fondos) en camionetas por todo el país. Cuando yo era un poco más joven también tuve la oportunidad de ir a recaudar fondos en una camioneta conducida por mi hermano mayor, escuchando la canción “Born to be Wild” (Nacido para ser Salvaje, una canción de rock del año 1969 interpretada por el grupo Steppenwolf) y todos sus éxitos favoritos del rock clásico a todo volumen a través del estéreo de la van. Yo estaba muy elevada en este espíritu de “Vamos a hacer nuestra misión. Vamos a hacer una diferencia. Vamos a ser el agente de cambio. Vamos a hacer algo realmente lleno de acción”.

La sensación de estar en una camioneta con siete u ocho personas con ideas afines, todos ellos inspirados, todos jóvenes, todos mordidos por esta energía, te hace sentir que la adrenalina crecía cada vez más. Fue una explosión de adrenalina enorme. Íbamos de pueblo en pueblo tratando de difundir la buena nueva, y pidiendo donaciones para los distintos trabajos que estábamos haciendo en todo el país y en el mundo. Nos sentíamos tan grandes. Nos sentíamos como soldados celestiales que íbamos a pelear la buena batalla. Que íbamos a representar a nuestro país y a hacerlo con honor y dignidad.

Sé que muchos de ustedes de la primera generación también tuvieron esta experiencia, y hemos tenido grandes éxitos a lo largo de los años 1970, 1980 y 1990. Pasamos por el “Day of Hope Tour” (tour del Día de la Esperanza), en el que ustedes, junto con nuestros Verdadero Padre y Verdadera Madre, viajaron por todo el país para dar la noticia de última hora de nuestros Padres Verdaderos a todos los estados y municipios, a diferentes iglesias y salas de reunión de la ciudad. Fue un momento emocionante.

Luego tuvimos los grandes éxitos del Monumento a Washington, y aquí en Nueva York el Yankee Stadium. Estuvo todo lleno de acción, una explosión  de adrenalina. Sabíamos lo que teníamos que hacer: movilizar, movilizar, movilizar, enfocarnos, enfocarnos, enfocarnos, resultados, resultados, resultados. “Vamos a entrar y vamos a ganar y traer a casa la victoria”. Hemos tenido un conjunto muy claro de planes.


Transición en tiempos del Asentamiento

Hace un par de semanas la revista Time publicó un artículo hablando de los 45.000 soldados que se volvían a casa luego de los distintos combates en que han estado involucrados. La gran pregunta del día es: “¿Cómo estos buenos soldados que han demostrado ser hombres y mujeres valientes, exitosos y heroicos en el campo de batalla serán capaces de integrarse en una sociedad que es, en muchos aspectos, totalmente ignorante de los combates de los que acaban de regresar?” ¿Cómo se van a integrar en la sociedad para que puedan ser ciudadanos de éxito, felices y prósperos?” “¿Cómo hacen la transición de la conciencia propia de un soldado a la conciencia de un individuo feliz a quien les gustaría formar una familia hermosa?”

La lectura de ese artículo de la revista Time en gran medida me recordó algunas de las cosas por las que nosotros en el Movimiento hemos pasado. En las décadas de 1970 y 1980 teníamos una mentalidad tipo soldado. Teníamos una misión clara y un equipo con el que trabajábamos. Sabíamos lo que íbamos a hacer. Hubo una gran cantidad de acción. Cada día traía algo nuevo que nos estimulaba para aprender y crecer, y fue muy emocionante. Fue la acción después de la acción después de la acción.

Al igual que los soldados que regresan a casa y son confrontados y desafiados por la transición de haber sido un soldado fuerte y heroico de nuevo en la vida como civil, creo que muchos de los que estuvimos “gung-ho” (Expresión que significa “entusiasta” forma parte del “slang” americano, más precisamente del “slang” o forma coloquial de hablar de los Marines) inspirados por nuestra fe, también tuvimos que lidiar con los problemas o cuestiones que surgen en la transición de nuestra existencia como “soldados”. Habíamos sido individuos, no familias. Habíamos estado en constante movimiento, sin pensar en establecernos y criar a nuestros niños, lo que requiere de mucha planificación y programación. Teníamos la conciencia de que íbamos a entrar y salir rápidamente, casi como un relámpago. ¡Estábamos pensando en la misión, la misión, la misión!

Pero a medida que se efectúa la transición a la vida civil como marido y mujer, nos encontramos que queremos construir una hermosa familia que se integre con éxito en la sociedad, para poder ser los agentes de cambio y fuentes de inspiración no sólo para nuestras comunidades, sino también para nuestras sociedades, nación y mundo. Cuando empezamos a pensar en estas cosas, nos dimos cuenta de que no era tan simple. Éramos un grupo de individuos, jóvenes, hombres y mujeres en los equipos, casi como soldados experimentando la vida en un pelotón en una manera muy fuerte, un sistema de mando centralizado. Fue todo muy claro. Eran normas y leyes muy estrictas y eran sencillas de acatar. Todo estuvo orientado a la misión.

Pero aquí estamos haciendo la transición desde el momento en que estábamos en la selva, cuando éramos soldados en movimiento, individuos con un estilo de vida orientado a la misión, al momento del asentamiento, en que tenemos que hacer el duro trabajo de construir familias. Ahora tenemos que educar a los niños sanos, mientras somos parte de una comunidad más grande. Nuestro objetivo es hacer esto de manera exitosa, inspirados para poder justificar el tipo de mundo en el que queremos vivir.

Ahora nos damos cuenta en este momento del asentamiento que la misión sigue siendo importante, pero en el momento del asentamiento, que tiene que ver con nuestra misión en el contexto más amplio de crear una cultura hermosa de amor, paz y armonía. Entonces vemos la importancia de la creación de una familia exitosa y de un estilo de vida que alzará a la juventud que llevará adelante la misión, nuestra tradición y nuestro patrimonio hacia adelante con una gran cantidad de la dignidad, honor y orgullo.


De soldados a Padres

Con el fin de hacer esto, a diferencia de la adrenalina de transitar la calle todos los días, nos encontramos en el contexto de una familia haciendo frente a lo superficial, a las cosas mundanas y ordinarias que deben ser manejadas sobre una base diaria, para que poco a poco podamos, con persistencia y paciencia, construir el tipo de familias que a todos nos gustaría ver.

Tenemos que pasar de la mentalidad de desierto o de la mera supervivencia a la mentalidad de pensar de acuerdo al cumplimiento de la intención original de nuestro Padre y Madre Celestial la primera vez que creó a Adán y Eva: para construir una familia ideal, una hermosa familia. Somos conscientes de que para hacer esto va a requerir mucho trabajo.

Creo que muchos de los padres, después de haber pasado por la transición de ser un soldado a ser un civil, de ser una persona a ser parte de una familia, muchas veces pueden sentirse perdidos. Es posible que se pregunten, “¿Qué pasó con los buenos viejos tiempos, cuando yo estaba tan inspirado y era capaz de hacer esta asombrosa misión llena de acción? Pero ahora estoy sentado en casa criando a mis hijos. ¿Dónde puedo encontrar inspiración en la vida? ¿Dónde puedo encontrar inspiración conduciendo a mis hijos al colegio, yendo a la lavandería, y pensando en recetas de comidas saludables?” Esto es a lo que se enfrentan.

Algunos soldados tienen una experiencia insoportable con la transición a la sociedad civil, ya que se sienten poco apreciados y no reconocidos por las victorias que han tenido, sienten que el país no los conoce y no son conscientes de lo que ha pasado. Creo que muchos de los primeros miembros pueden sentirse de la misma manera. Podemos sentirnos totalmente perdidos.

En este momento nuestro Verdadero Padre ha proclamado la Era de la Cuenca del Pacífico, la Era de la Mujer, su sentido de la oportunidad es realmente profundo. Durante el tiempo en que los soldados están tratando de hacer la transición con éxito hacia la vida civil, en el que tienen mucho trabajo por hacer. Del mismo modo, durante este tiempo en que estamos tratando de ayudar a la primera generación con su heroica e inspirada mentalidad de “soldado” en la transición a ser padres de familias exitosas y amorosas, comprometidas con el éxito de sus comunidades y sociedades, tenemos un montón de trabajo que hacer.


Comunicación, cooperación y coherencia

Nuestros Padres Verdaderos siempre nos han alentado y guiado a lo largo de los años, pero una de las cosas que siempre han pedido – por lo menos a los niños en su familia directa – es pensar, sin tener en cuenta el tipo de cambio o transición por el que estuviésemos pasando, con la forma en que pudiésemos ser los agentes de cambio para influir y que nuestro entorno sea mejor.

Cuando me llamaron a la HSA (Holy Spirit Association) para conducir este país, pensé en lo profundo que es que el Padre haya proclamado la Era de la Cuenca del Pacífico como el tiempo de las mujeres. Durante este tiempo de transición, la clave del cambio con éxito de los soldados a la sociedad, y también la clave para las familias en transición con éxito de persona, como soldado, o la orientación a la misión a una mentalidad de asentimiento, es el cambio a una mentalidad que valora construir y trabajar juntos para crear una cultura de paz, amor y armonía. Esto es algo que viene innato con el corazón de una madre.

Por eso, cuando miramos a nuestros Padres Verdaderos, no sólo tenemos la fuerza y ​​la masculinidad personificada en nuestro Verdadero Padre, también tenemos el gran regalo de la Madre Verdadera, la hermosa mujer al lado del Padre Verdadero. Ella transmite todas las cualidades que serán necesarias para lograr el tipo de mundo que queremos ser para el próximo milenio.

La mentalidad tipo soldado es muy masculina, centrada en el mando, de arriba hacia abajo. Es: “Yo mando, que obedezcan”. Pero la gran cosa acerca de nuestra Verdadera Madre y el concepto de nuestros Padres Verdaderos es que, “Si. Todavía está allí. Lo vertical está todavía allí, pero ahora viene la horizontal” Por lo general, en el liderazgo de las mujeres no estamos tan preocupadas por el poder y el ejercicio de mando de arriba hacia abajo. Lo que más nos preocupa es la comunicación y la cooperación, trabajar juntos para lograr el tipo de cambio que nos gustaría ver.

Las mujeres tienden a subrayar la importancia de la coherencia. La comunicación, la cooperación y la consistencia más o menos es lo que marca una madre realmente buena en el hogar. Cuando esto se aplica a una organización, como HSA o cualquier otra organización, parecerá un poco raro o fuera de lugar al principio, porque todo el mundo utiliza el sistema “de arriba hacia abajo”, un liderazgo de “mandar y obedecer”.

Pero ahora, con la infusión del “toque femenino”, estamos pidiendo a la gente que entienda la importancia de la comunicación, y no sólo en mi que soy el líder y ustedes como seguidores. Les estamos pidiendo que comprendan la importancia de trabajar en forma conjunta para lograr la meta que nos gustaría para justificar y ser coherentes, a fin de que juntos podamos hacer el trabajo necesario para llevarlo adelante.

Con el fin de tener éxito en cualquier cosa, con el fin de hacer esa transición sin problemas, tenemos que ser un Movimiento que esté bien integrado. La palabra integración significa hacer todo o unificar. Tenemos algunas buenas cualidades que han llegado con nuestra experiencia en el pasado, y que es necesario continuar. Pero también tenemos que ser sanos y unidos. En el futuro habrá algunos cambios que tal vez nunca hayamos experimentado, pero eso no quiere decir que sea algo a lo que debamos tener miedo de probar o de unirnos.

Este es un momento en el que podemos hacer todo en la vida, cuando nosotros, como familias hermosas que pueden empezar a ser los componentes básicos de nuestra sociedad, no sólo imaginar y soñar con la idea de crear el reino de Dios, sino que en realidad hacemos el trabajo por el que vivimos nuestra fe día a día, un día a la vez.


Rodéese de la gente adecuada

Yo me pregunto, ¿cómo podemos ser Unificacionistas exitosos y felices? El buen libro tiene un pasaje maravilloso en el Salmo 1:1, “Bienaventurados los que no siguen el consejo de los impíos, que no toman el camino de los pecadores, ni se sientan en el banco de los burlones, sino felices son aquellos que se deleitan en la ley del Señor”. Este pasaje significa que, para que podamos crear una cultura hermosa y apoyar un estilo de vida hermoso a través del cual poder ser realizados y satisfechos hijos eternos de Dios, hay un par de cosas que tenemos que tener en cuenta.

Ser un exitoso y feliz Unificacionista no significa que lo único que tenemos que hacer es asistir el domingo al servicio una vez por semana durante dos horas, como si eso nos definiera como un feliz y exitoso Unificacionista. No lo creo. Para que podamos ser grandes cristianos, para ser grandes creyentes de cualquier fe, debemos tomar una decisión. Tenemos la responsabilidad del cinco por ciento de éxito, para decidirnos a tener éxito, y decidir ser felices. Tenemos la mejor opción. Somos nuestro propio agente de cambio. Podemos determinar nuestro propio destino.

Creo que muchos de nosotros estamos influenciados pensando que el mundo es tan difícil y perverso. “Hay un montón de pecadores y burlones afuera. ¿Por qué simplemente no seguimos a la corriente o sucumbimos a su influencia, a la deriva sin nada en que comprometernos? La vida es casi como estar flotando como burbujas en el aire, y sólo voy a ver qué pasa”. Así no es como podemos llegar a ser exitosos y felices en nuestras vidas.

Si realmente queremos tener éxito en algo, tenemos que ejercer nuestra elección y decidir sobre nuestro estilo de vida. Una vida de fe no es algo que se hace sólo el domingo. Es algo que haces siete días a la semana. Tenemos que decidir sobre el estilo de vida que dará como resultado un exitoso hijo eterno, y una feliz hija de Dios.

Si llevamos un estilo de vida en el que constantemente nos rodeamos con gente que se queja o culpa a otros, entonces tenderemos a ser “culpadores” y a quejarnos de nosotros mismos. Si constantemente nos rodeamos de personas que realmente no quieren hacer nada con su vida, excepto desperdiciarla, nos inclinaremos a convertirnos en ese tipo de personas.

Si desean cambiar su estilo de vida, ustedes tienen que tomar esa decisión y rodearse de personas que van a ser una influencia positiva e inspirada en su vida. Si usted es un artista increíblemente talentoso y está pensando en una carrera en las artes, no va a pasar su tiempo en una casa donde se consume crack en algún lugar del Bronx, (Condado del Estado de Nueva York) pensando que tiene que pasar el rato con todos los demás músicos que se están drogando porque así es como va a ser un gran músico.

Si realmente quieres ser un músico exitoso, deberás practicar tu oficio y rodearte de artistas que son mejores que tú. De ese modo te inspirarás para ser el tipo de persona que vive un estilo de vida exitoso en cualquier carrera que decidas por ti mismo.

Otra cosa de la que tenemos que ser conscientes es que si queremos tener éxito y ser felices en la vida, debemos decirnos a nosotros mismos que no vamos a ser definidos por las influencias, sino que vamos a ser definidos por lo que Dios nos ha confiado a nuestro cuidado, que es ser un hijo o hija de Dios. Si sucumben a la influencia de los amigos que van a robar la tienda de licores para conseguir algo de dinero y alcohol, y solo están de fiesta durante toda la noche, sería tu decisión vivir ese estilo de vida, la decisión de ir con la corriente.

Las personas que deciden ir con la corriente por lo general no son la gran cosa. Es la gente que tiene la voluntad y la confianza para defender lo que creen, porque saben que son gente increíble al hacerlo, esperando un mayor nivel de ellos mismos, los que tienen éxito en cualquier cosa que decidan hacer, y en última instancia, lograr una vida feliz.

Si nos atenemos a lo que la moda del día exige, nunca vamos a ser líderes. Tenemos que preguntarnos: “¿Quiero ser siempre un seguidor, o quiero estar a la cabeza del juego? ¿Quiero seguir la moda o lo que quiero es anticipar la nueva moda que podría iniciar una nueva moda o estilo de vida que puedo hacer popular?”

En lugar de estar constantemente influenciados en vivir un estilo de vida determinado, podemos pensar en cómo nosotros podemos ser agentes de cambio que puedan ser una gran influencia en el mundo. Sólo decidiendo, pensando, rezando, meditando, y luego haciendo algo al respecto por defender nuestras creencias y estar dispuestos a hacer un esfuerzo extra es que vamos a tener éxito.


10.000 horas de práctica

Otro componente muy importante para tomar las riendas de nuestras vidas es el compromiso. No importa lo maravilloso que sea el estilo de vida hayamos decidido por nosotros mismos. Podemos decidir que queremos un determinado estilo de vida con un cierto tipo de planificación y programación, y un cierto destino en mente, pero a pesar de lo maravilloso que sea nuestro plan, si no nos mantenemos comprometidos con ese estilo de vida día a día, nunca lo conseguiremos.

Esto me lleva a un fantástico libro escrito por un caballero llamado Malcolm Gladwell. El libro es un best-seller llamado Outliers. El libro de Gladwell habla de que si vamos a tener éxito o a ser felices en la vida, tenemos que hacer ciertas cosas. Después de años de investigación, estudio de personalidades múltiples en diferentes sectores de negocios, el entretenimiento, la academia y las artes, llegó a un entendimiento de que hay una regla de oro llamada “Las 10.000 horas” Se enteró de que a una persona para convertirse en un maestro en su oficio, por lo general le llevó cerca de 10.000 horas, o unos 10 años de vida.

Una de las enseñanzas del Padre Verdadero a lo largo de los años es que antes de pensar en ser el amo del mundo, debemos pensar en ser dueños de nosotros mismos. Eso es exactamente lo que este libro está apuntando. El tercer capítulo de Outliers da el ejemplo de grandes figuras que todos conocemos: Bill Gates y los Beatles. Dice que mediante el estudio de sus vidas, vemos que han pasado unos 10 años, o 10.000 horas, perfeccionando su arte. La capacidad de Bill Gates estaba dispuesta cuando llegó la oportunidad. No se puede tener la capacidad y no se puede simplemente tener la oportunidad. Con el fin de tener éxito y ser felices, su capacidad, es decir, toda la preparación, todo el sudor y las horas de persistencia y práctica, tienen que estar en su lugar antes de reunirse con la oportunidad y tener la oportunidad de ser un gran éxito.

Bill Gates pasó horas y horas de programación en sus computadoras en el garaje. Básicamente, vivió allí como un ermitaño en una cueva. Eso es lo que lo llevó a prepararlo y lo puso en un lugar donde él estaba a punto de cumplir su oportunidad y convertirse en un ser humano de gran éxito.

Del mismo modo, cuando oímos hablar de los Beatles, un montón de gente piensa que eran una sensación de la noche a la mañana, cuatro chicos de Liverpool que acababan de tener un poco de suerte y que los hizo grande. “Bueno, no”, dice Gladwell. Cuando usted mira al trasfondo se da cuenta de que tenían un largo historial de tocar siete días a la semana, ocho horas al día. Comenzaron a tocar en un club nocturno en el que nadie los escuchaba, porque todo el mundo estaba mirando otra cosa. Así que los Beatles estaban ocupados tocando a un público que no les hicieron caso. Pero siguieron tocando durante ocho horas al día. ¿Te imaginas tocar ante un público al que realmente no le importa y te lanza botellas? Lo hicieron siete días a la semana por aproximadamente 10.000 horas, comenzando en Hamburgo, Alemania.

De esta manera fueron capaces de convertirse en una banda muy rigurosa que estaba a punto, con la capacidad en el lugar debido que había estado practicando todas esas horas, por lo que, cuando llegó la oportunidad, a su manera, ellos estaban listos. Toda la preparación los preparó para cumplir con la oportunidad de tener éxito.


La presión por encajar

Del mismo modo, cuando pensamos en el versículo bíblico que dice: “Felices son aquellos que no siguen el consejo de los impíos, que no caminan por la senda de los pecadores, ni se sientan en el banco de los burlones, porque se deleitan en la ley del Señor”. Básicamente está diciendo que serás feliz y exitoso si no pasas todo tu tiempo siguiendo el consejo de los impíos. Para algunos, estos “malos” podrían ser amigos “no-tan-buenos” que quieren estar con usted y hacer cosas con usted, y usted los sigue porque es mucho más fácil hacer las cosas “no-tan-buenas” con mucha gente que hacerlas solo. Este versículo de la Biblia está diciendo: “Piense en tomar el consejo de los sabios”. Tal vez sea una cosa más inteligente que escuchen a sus padres, su mentor, o alguien mayor que usted, que realmente tiene sus mejores intereses en el corazón.

Los amigos que robaron por un buen tiempo no tienen en mente necesariamente lo mejor para usted o su futuro. Ellos sólo quieren usar un buen momento, y en realidad no están pensando en las consecuencias de sus acciones o de las suyas. Así que, en lugar de seguir el consejo de los malvados o de las personas que son cuestionables, lo que necesita para mantenerse enfocado es el consejo de los sabios, en lugar de seguir el camino de los pecadores.

Pasando por la adolescencia, todos tuvimos un momento u otro en el que nos sentimos como un total nerd. Lo que quiero decir que uno se siente totalmente ajeno a este mundo, como si no cupiese en ninguna parte. Miramos a nuestro alrededor, vamos a la escuela, y nos preguntamos, “¿Quiénes son estas personas? ¿Por qué estoy aquí? Simplemente no encajamos” Muchos de nosotros en un momento u otro nos hemos sentido como un extranjero en medio de nuestras vidas.

Cuando estábamos pasando por la adolescencia, un año usábamos gafas y éramos un ratón de biblioteca, y luego, al año siguiente comenzamos a ser más altos y empezamos a desarrollar los senos y las nalgas, los niños empiezan a notar que estamos allí y empezamos a pensar, “Wow, yo soy todo esto?” Y empezamos a pensar, “¿Significa esto que debo hacer algo al respecto? O tal vez debería desperdiciar mi vida. Ustedes conocen la historia de la liebre y la tortuga, ¿verdad? La liebre era superior, pero decidió jugar y esperar a la tortuga, sin darse cuenta de que el trabajador lento, persistente y consistente por lo general gana el juego.

Por lo general, en ese momento cuando nos sentimos muy nerd, hay muchas tentaciones para que simplemente nos metamos en un grupo. Creo que la escuela secundaria es lo peor, y es conocida por sus camarillas. Si no te metes en una pandilla te sientes como un tonto o un extraño total, y siempre estás preguntándote cómo puedes encajar. Si no eres un ser humano inspirado, que entiende que tiene un destino determinado, es muy tentador hacer lo que sea necesario para encajar en esos grupos.

La película Volver al Futuro tiene varias secuelas en las que vamos a ver lo que pasa con estas personas “uber-cool” (Técnicamente significa personas extremadamente cool, esto en un lenguaje muy coloquial) en la escuela secundaria. Si ellos no hacen nada por sí mismos es porque están confiados en lo que ellos piensan que es lo más importante, cuáles son los atributos físicos de su juventud, pero si avanzamos rápidamente a través de un par de años, veremos que los chicos “uber-cool” son en realidad los perdedores en la vida, porque estaban muy ocupados tratando ser alguien que no eran.

Creo que muchos de los jóvenes se sienten tentados a hacer algo que, naturalmente, no lo harían, porque están tratando de ser lo que no son, tratando de encajar en algo a lo que realmente no quieren pertenecer, sino que sólo quiere probar, ya que es lo bueno. Es lo de moda. Es la camarilla correcta.

Yo misma fui una de las adolescentes nerds, con ganas de probar las cosas que sé que no eran buenas para mí, porque yo quería encajar, pero en lugar de seguir el camino de los pecadores, nuestro Padre y Madre Celestial quiere que caminemos el camino de los ganadores, ser hijos e hijas eternamente felices de Dios. Nuestro Padre y Madre Celestial nos está pidiendo que seamos ganadores en lugar de pecadores.


Una vez que eres un burlón, seguirás siendo el burlón

Cuando la Biblia dice, “No se siente en el banco de los burlones” ¿quienes son los “burlones”? (En el original figura la palabra Scoffer, son personas que mienten constantemente y tratan de parecer cool, es también una persona que actúa diferente cuando estás a solas con él a cuando está en un grupo) Son personas que se sientan en el banquillo, ridiculizan, se burlan y se ríen de la gente. Los burladores podrían ser nuestros padres, podría ser la primera generación, o pueden ser otros amigos de la segunda generación. De alguna manera, los que se burlan piensan que son mejores. Básicamente son personas que son extremadamente arrogantes, sin darse cuenta de que todos somos hijos divinos de Dios.

Los burladores se mofarán, se burlarán, y te devorarán literalmente. Ese es otro significado de burlador. Burladores son personas que devoran, que consumen sin pensar realmente lo que le están haciendo a la otra persona. La Biblia nos instruye a no sentarnos en el banco de los burlones, es decir, en la escuela secundaria o escuela media no unirse a una pandilla o alguno de los distintos campamentos, o en la universidad, no pasar el rato con los chicos que sólo se burlan de las cosas, hablan mal de la gente, culpan a todos por los problemas de su vida, y se ríen de todo el mundo, sin darse cuenta de que si continúan viviendo este estilo de vida al final no serán más que un bufón.

Dios no quiere que nos sentemos en el banco de los bufones, ridiculizando, burlándonos de nuestra propia iglesia, culpando a la iglesia o a nuestros padres, o haciendo llorar a la gente. Tenemos que darnos cuenta de que cuando nos relacionamos con ese tipo de pandillas o grupos, sí, somos parte de ese grupo y pueden unirse a ellos para burlarse de otros, pero en el momento que dejamos esa camarilla, ¿adivinen qué? van a hacer lo mismo con nosotros. Es un patrón común: si fuimos acusadores, aparecerá un acusador en nuestra vida, y una vez que fuimos quejosos, por lo general habrá uno en el futuro.

Así que si te gusta sólo la compañía de personas que se burlan, ridiculizan, culpan, y persiguen a otros, entonces no es que sólo tomas parte en eso desde lejos, te estás de algunas manera exponiendo a que si, por alguna razón, estos burlones deciden que tú ya no eres como ellos, van a hacer lo mismo contigo.

Esto nos recuerda la importancia de rodearnos con el tipo correcto de personas, la decisión de sentarse en el asiento adecuado, y la decisión de no sentarse en el banco de los burlones que lo destruyen todo. Esto nos recuerda la importancia de elegir sentarnos en el asiento de un hijo eterno, victorioso, exitoso y saludable hijo/hija de Dios. En un sentido más amplio, este versículo de la Biblia pone de relieve la importancia de las decisiones en nuestra vida.


Convertirse en una persona de integridad requiere trabajo

A medida que avanzamos en este viaje llamado vida, muchos de nosotros podemos sentirnos totalmente una víctima de nuestra familia o nuestra situación. Pero la Biblia nos recuerda que, no, no es una víctima, siempre y cuando nos decidamos a ejercer nuestro cinco por ciento de responsabilidad de hacer el tipo de elección para deleite en la Ley del Señor. Y la Ley del Señor significa el marco o el límite que Dios ha establecido para nosotros, en el que podemos aprender a ser agradecidos y seguir adelante.

Sabemos que si queremos un estilo de vida saludable o un cuerpo hermoso, hay ciertas cosas que puede que tengamos que cambiar en nuestra ingesta nutricional para que podamos tener el hermoso cuerpo que nos gustaría tener. Del mismo modo, nos damos cuenta de que para llegar a ser una persona exitosa y feliz, ese que es un verdadero maestro de sí mismo, entonces, al igual que se tarda aproximadamente diez años y 10.000 horas para producir algo como los Beatles o a alguien como Bill Gates, lleva 10 años o cerca de 10.000 horas producir un hombre o una mujer de integridad, un hombre o una mujer que es digno de ser un hijo/hija divino y eterno de Dios.

Mucha gente viene a mí hoy en día diciendo que están entusiasmados con la Bendición que se viene en febrero, y me están haciendo muchas preguntas. Lo que suelo decir es: “Para ser un gran candidato para la Bendición, debes estar bien preparado con la capacidad que has practicado durante las últimas 10.000 horas, durante los últimos 10 años de tu vida, de modo que cuando se reúna con tu oportunidad, su esposo eterno hermoso, a través de la Bendición, se puede estar mejor preparado para ser el esposo maravilloso quien puede construir una familia ideal.

La adolescencia, los 10 años de nuestra vida, son increíblemente importantes en la práctica de ser un hijo/hija de Dios exitosos. Durante estos 10 años hay aproximadamente 10.000 horas de trabajo que tenemos que hacer, esto es no sólo para los médicos exitosos o los astronautas. Realmente no importa lo que hagamos en la vida como profesión. En última instancia, lo que todos deseamos es encontrar nuestra alma gemela y hermosa, nuestra pareja eterna y formar una familia. En último término todos deseamos eso.

Durante nuestros años de adolescencia, es el momento en que tenemos que prepararnos y trabajar en nuestra capacidad de amar de verdad a otra persona. Tenemos que trabajar en el arte de vivir por el bien de los demás y el arte de la comprensión de la demora en la gratificación, el establecimiento de metas, y hacer las gestiones necesarias con el fin de lograr nuestros objetivos. Sólo de esa manera estaremos preparados para cumplir con la oportunidad que Dios nos da a todos nosotros para que podamos realmente participar en la construcción de una familia exitosa y feliz.

Cuando pienso en este pasaje bíblico, me doy cuenta de que lo que hacemos como seres humanos en gran medida se inicia con las palabras. Muchas veces nuestras palabras definen lo que nuestras acciones van a ser. Las palabras definen nuestras acciones, nuestros actos definen lo que nuestros hábitos van a ser, nuestros hábitos definen qué tipo de carácter vamos a tener como persona, y nuestro carácter define lo que nuestro destino va a ser.

Esto es en lo que tenemos que concentrarnos en la adolescencia: ser conscientes de que las palabras llevan a acciones, las acciones han llevado a los hábitos, los hábitos conducen al carácter, y el carácter nos lleva al destino. Por supuesto, como adolescentes que quieren ser entusiastas y probar muchas cosas diferentes, habrá momentos en que nos equivocaremos, y habrá momentos en los que haremos cosas tontas.


El corazón fraternal de Heung Jin Nim

Una de las cosas que me acordé que ocurrió en la década del 1980 fue cuando mi hermana mayor, Ye Jin Onni (Onni es la hermana mayor de una mujer, en realidad si bien ya dijo “hermana mayor” siempre suena respetuoso agregar en coreano Onni, decir únicamente el nombre de pila suena irrespetuoso. Colaboración de Alejandro de Souza) se encargó de hacer el primer seminario de Principio Divino para Hijos Verdaderos junto con los Hijos Bendecidos. Ella realmente lo tomó muy en serio, oró al respecto, y se preparó para ello. Ella quería que fuera una gran experiencia para todos los niños Bendecidos que participaban. Yo estaba feliz de ser su segunda al mando, y lo que ella me pedía que hiciera yo estaba dispuesta a hacerlo. Junto con mi hermana menor, los tres queríamos hacer un exitoso seminario para Niños Bendecidos.

En ese momento yo tenía a mi hermano menor, Heung Jin, quien más tarde falleció cuando tenía 17 años. Él y yo teníamos una relación muy estrecha. En el seminario yo estaba muy ocupada ayudando a mi hermana mayor; Heung Jin, creo, pasó por algo parecido a una ansiedad por separación. Yo no le estaba brindando mucho aprecio y tiempo como normalmente lo habría hecho. Él quería hacer algo que me molestase.

Durante ese tiempo estábamos haciendo nuestras condiciones de oración, reuniéndonos todas las noches. Teníamos diferentes grupos, y nos íbamos a la roca sagrada en Belvedere a rezar por horas. Muchos Hijos Bendecidos tuvieron allí experiencias espirituales por primera vez. Muchos de ellos se abrieron de repente al mundo espiritual, muchos de ellos vieron a sus antepasados hablando con ellos en sueños y visiones. Había un montón de fenómenos espirituales ocurriendo en ese momento.

Pero mi hermano menor decidió hacer algo a lo que mi hermana mayor y yo nos tomó mucho tiempo para perdonar. Volvimos de la oración nocturna en la roca sagrada. Debimos haber estado afuera durante dos o tres horas, y el momento en que regresamos era muy oscuro. Para cualquiera de ustedes que han visitado la casa principal de Bevedere sabe que es una caverna, una casa antigua, y en la noche las cosas empezar a crujir. Las luces son tenues en algunas zonas, y juro que vi un fantasma. Nuestro camino de vuelta a la casa principal era la cosa más espantosa en la oscuridad de la noche. Yo sostenía las manos de mis dos hermanas y estábamos tan asustadas, subiendo lentamente las escaleras hasta donde pasábamos la noche.

Cuando entramos en la habitación, encendimos la luz, y mi hermana menor simplemente dio un grito de horror. Yo estaba tan asustada que no podía moverme. Mi hermana mayor de repente cayó al suelo, diciendo: “Por favor, Padre Celestial, ayúdenos”. Lo que vimos en la habitación era que cada pieza del mobiliario y la decoración estaban invertidas: La mesa estaba patas arriba, las luces al revés, la cama patas arriba, los cuadros al revés, las cortinas habían sido quitadas.

Dijimos: “¿Qué hemos hecho? ¡Debemos haber hecho algo malo! El Padre Celestial está tan enojado con nosotros”. No sabíamos qué hacer. Todo el mundo estaba dormido y no sabíamos qué hacer: Tal vez deberíamos quedarnos y orar toda la noche, y reunirnos a la mañana siguiente, y hablar de ello. El Padre y Madre Celestial sin dudas no estaban contentos con algo.

Decidimos hacer una condición de ducha de agua fría antes de empezar a rezar. Así que incluso antes de tocar nada en la habitación, incluso todos los lápices estaban al revés, tomamos duchas de agua fría sobre nuestros hombros. Entonces salimos y dijimos: “Tenemos que rezar mucho y averiguar lo que hicimos mal y cómo vamos a tener un seminario mejor”. Así que rezamos con vehemencia.

En el medio de la noche, se puede oír un silencio denso, pero al mismo tiempo que chirriaban las cosas, por lo que los escalofríos nos subían y bajaban por la columna vertebral. Entonces oímos unos pasos y alguien golpeando a nuestra puerta. Pensamos: “¡Dios está aquí!” nos mirábamos una a otra, “Ve a la puerta” “No, tú ve la puerta!” No sabíamos qué hacer con esos golpes en la puerta.

Mi hermana me dijo: “Vamos a hacer piedra, papel y tijera para ver quién abre la puerta” Y yo perdí, ¡así que tuve que abrir la puerta! Yo estaba aterrorizada. La habitación estaba patas arriba, y ahora había golpes en la puerta. Cuando grité, “¿Quién es?” Nadie dijo nada. No sabíamos lo que estaba ahí afuera. Podría haber sido un gran monstruo de enormes ojos dispuesto a devorarme al momento en que abría la puerta.

Poco a poco abrí la puerta, y cuando la abrí, oí los pasos de un grupo que se alejaba forcejeando a distancia. Cuando se abrió la puerta, estaba allí un Hijo Bendecido que realmente no sabía por qué estaba allí. Pensó que estaba con un grupo de personas, pero estaba solo. Todo el mundo había desaparecido.

Le dije: “¿Por qué estás aquí?” Él estaba buscando a sus camaradas de armas, pero todos habían desaparecido. Le dije: “¿Por qué golpeas la puerta?” esbozó algo así como: “Ehhh, tenemos algo que decirte” Le pregunté, “¿Quiénes tienen?” Más tarde nos enteramos de que había sido mi hermano menor quien había diseñado todo para que nos dé un ataque al corazón. Él y un grupo de muchachos, mientras estábamos en la Roca Santa, entraron en las habitaciones y revolvieron todo, solo para que nos asustemos.

Este es un ejemplo de una tontería que es graciosa ahora, pero fue mortalmente aterradora entonces. Muchos de nosotros a lo largo de la adolescencia hicimos cosas estúpidas, tontas, que cuando miramos hacia atrás nos reímos. No sé cuántas veces mis amigos han dicho: “¡Oh Dios mío, cuando yo era un adolescente me emborraché tanto, vomité a mis padres”. Para ellos eso es una historia divertida ahora, pero no fue tan gracioso en ese entonces. La sabiduría de los años nos da la capacidad de reírnos de ello, pero en aquel momento fue realmente desgarrador y era una falta grave.

Lo que pasaba con mi hermano, y que fue la razón por la que estoy compartiendo esta historia, es que él sabía que lo había echado a perder. Él sabía que a sus hermanas les había dolido mucho la broma, y sabía que nos había herido profundamente.

¿Qué hacer en una situación en la que has hecho algo mal, y las palabras no alcanzan? ¿Palabras y lágrimas? Cualquiera puede hacer eso. Tiene que haber algo más. Las palabras tienen que ser el vehículo mediante el cual las acciones se sucedan. Las acciones tienen que ser el vehículo mediante el cual los buenos hábitos se sucedan. Los buenos hábitos deben ser el vehículo a través del cual se produce un gran carácter. Y un gran carácter tiene que ser el vehículo mediante el cual los grandes destinos nacen y se hacen.

La gran cosa que aprecio de mi hermano, y me tomó algún tiempo llegar a esto, es que él sinceramente pasó por el proceso de no sólo decir las palabras, que simplemente no eran suficientes, como “lo siento”. Lo que hizo fue decir: “Ustedes saben, chicos, realmente metimos la pata. Realmente dañamos a nuestras hermanas. Así que vamos a demostrarles que queremos cambiar, que estamos dispuestos a hacer las paces, y vamos a ir a través de los pasos necesarios para recuperar la confianza de nuestras hermanas, y no vamos a hacer esto otra vez porque nos damos cuenta de cuán doloroso fue para todos”.

Los chicos comenzaron a querer burlarse de nosotras, pero se dieron cuenta de lo terriblemente heridas que estábamos. Al final, ellos resultaron heridos también, porque habían causado un montón de lágrimas y dolor.

Mi hermano menor llamó a los muchachos y les dijo: “Estamos realmente en mal estado, así que tenemos que hacer las paces. Decir: “Lo siento,” no es suficientemente bueno”. Hizo una condición de siete días de escritura en un diario que les dio más tarde a sus hermanas para que supieran por qué lo sentía tanto. Siete días en un renglón. Y en la parte superior del libro escribió lo que iba a hacer para enmendar las cosas. Él escribió: “Vamos a hacer una condición de 21 días de duchas frías”.

Mis hermanas y yo vimos en este claro plan de acción que se iba a producir un hábito mejor para estos chicos, y que iba a hacernos sentir que estaban haciendo algo al respecto. Cualquier persona puede decir: “Lo siento”, pero si usted está verdaderamente arrepentido, entonces sus acciones deben reflejar cómo se siente por dentro, y que está dispuestos a pasar por la dificultad de recuperar la confianza y la lealtad que usted ha perdido por algo que hizo mal.

Mi hermano tomó a todos esos chicos para hacer una condición de 21 días de limpieza de las habitaciones de las niñas por el resto del seminario. De esta manera se abrió paso de nuevo a ganar nuestra confianza y nos hizo sentir como: “Sí, él hizo algo mal. Pero no sólo dijo que lo sentía, sino que nos demostró que lo sentía”. De esta manera se nos acercó.

Dependiendo de cómo reaccionamos en una situación como esa, nos puede permitir una gran oportunidad para la victoria o el fracaso. Cuando tuvimos esa crisis hace muchos años en el seminario, si nuestro hermano menor no hubiera salido de su posición y sólo hubiera dicho: “Lo siento”, pero sin llevar a cabo medidas para rectificar su error, y llevadas a cabo ante los ojos de sus hermanas, nunca hubiéramos sentido que lo decía en serio. Nosotras sentimos que él había hecho algo tonto, y ahora estaba tratando de encontrar una salida rápida. En su lugar, sentía que estaba sinceramente arrepentido. Nos permitió estar aún más cerca.

Creo que cada vez que tenemos una crisis como ésta, y vienen en diversas formas, en las familias, en las escuelas, en las distintas organizaciones, queremos hacer que de alguna manera se vaya. “Oh, no fue gran cosa. Nosotros lo haremos mejor la próxima vez”. Pero si no permitimos que la gente sea responsable de las consecuencias de sus acciones, y la gente por sí misma no están dispuestos a ser responsables de las consecuencias de sus actos, esa gente nunca va a crecer de verdad, ni a aprender y madurar como adultos ideales.

Por lo tanto, si podemos aprovechar los momentos difíciles como esos y verlos como una oportunidad para hacer algo mejor, o aprender a crecer a partir de ellos, esos momentos pueden ser una experiencia de vinculación profunda que es mejor para todas las partes involucradas.


“Ustedes son realmente hermosos”

Hermanos y hermanas, nosotros, como un Movimiento creciente, que estamos pasando de la mentalidad de soldado a la vida civil, desde los individuos a las familias, tenemos mucho trabajo por delante. Pero lo mejor de nuestras vidas en este momento es que tenemos a nuestros Padres Verdaderos con nosotros, y están haciendo sonar la campana de las noticias de última hora, diciendo: “Hermanos y hermanas, este es el momento. Cuando verdaderamente se unen con nuestro Padre Celestial y nuestros Padres Verdaderos, no hay nada que no puedan cumplir, que no se pueda sustancializar en nuestras vidas”.

A pesar de lo difícil que todos y cada uno de nuestros viajes puedan ser, y vamos a tener nuestros altos y bajos, nuestras curvas y curvas hacia abajo, nuestros diferentes ensayos y tribulaciones, podemos tener la actitud correcta y darnos cuenta de que la felicidad es algo que nos decidimos a hacer por nosotros mismos. Sólo tenemos que decidirnos y decirle a Dios: “No importa qué, usted es el que me dirige todo el tiempo. No importa qué, los Verdaderos Padres son los que me dirigen todo el tiempo. Y no importa qué, hermanos y hermanas, ustedes son a los que me dirijo todo el tiempo”.

Entonces podemos empezar a darnos cuenta de que en lugar de sentir que de alguna manera somos nerds y no encajamos, o nos sentimos eclipsados por los demás, y tal vez en realidad no hay significado en nuestra vida porque somos partículas de polvo sin valor que flota en el aire, que ese puede ser el cambio que queremos ver en el mundo, la luz que queremos ver en este mundo.

Mientras que, al igual que una bombilla de luz, están conectados al tomacorriente  que transmite el circuito celestial del verdadero amor, entonces nos damos cuenta que no tenemos que buscar otro lugar para encontrar calor. Nosotros mismos somos la misma luz que tiene la intención de emitir el calor brillante, la luz y el amor en el mundo.

Hermanos y hermanas, ustedes son realmente hermosos. Son realmente únicos, y son hijos/hijas eternos de Dios. Esperen un nivel más alto en su vida, ya que son las impresionantes criaturas que Dios ha deseado que todos seamos. Si ustedes pueden concentrarse en trabajar en ustedes mismos, para ser los amos de ustedes mismos, dedicando 10 años de su vida para hacer una preparación sólida para el futuro, trabajando en la pasión que los está llamando, dándole 10.000 horas, como Malcolm Gladwell dice, entonces usted será su propio dueño. Para ser un verdadero artista, tiene que ser capaz de conquistar la mente sobre el cuerpo, y estar dispuesto a aplicar en su arte lo que realmente puede ser un gran artista y maestro en su respectiva zona.

Por favor, recuerden a nuestros Padres Verdaderos en su corazón y en sus oraciones. Ellos se unirán a nosotros pronto. Durante esta temporada de fiestas también sean conscientes de los últimos tres meses y sean precavidos. Por favor, apriétense el cinturón y recuerden abrazar y besar a sus seres queridos, y siempre mantenga un corazón de gratitud. Si somos felices o si tenemos éxito realmente depende de ustedes y de mí si es que nos convertimos en ese agente de cambio.

Así que, que Dios los bendiga y gracias.

Fuente

Traducción no oficial, solo para Unificacionistas:

Ricardo Gómez, Argentina

Ricardo Gómez ricardomardel@yahoo.com.ar

Si te gustó el blog compartilo

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s