Opinión

La felicidad que se oculta

Escribe desde Argentina: Ricardo Gómez

Como se ha manifestado en este blog en más de una ocasión, la información no siempre tiene como premisa informar. La mayoría de las veces se utiliza la misma para desinformar, ocultar, o, lo que es aun peor, manipular intencionalmente a la desprevenida población. Solo así se puede explicar que algunas noticias se oculten de formas tan escandalosas. En el último estudio publicado en la American Journal of Medical Genetics (en inglés) se presentan unas estadísticas por demás alentadoras, que no por buenas dejan de ser sorprendentes y dignas de difusión.

El Dr. Brian G. Skotko coordinó durante meses un equipo que entrevistó a 2.400 padres sobre la relación que tienen con su hijo con Síndrome de Down. Los resultados de esos estudios son por demás alentadores:

* el 99% declaró que amaban a sus hijos.
* el 97% que se sentían orgullosos de ellos.
* el 79% que veían la vida de un modo mucho más positivo “por su culpa”.
* solo el 5% se avergonzaba de ellos.
* solo el 4% se arrepentía de haberlos tenido.

Cuando se entrevistó a los hermanos se pensó que el panorama mostraría serios conflictos y resentimientos, pero no. Con los hermanos la situación resultó como con los padres, y casi todos consideraban la relación con su hermano con Síndrome de Down positiva y estimulante. El 88% de los hermanos mayores declaró que gracias a ellos eran mejores personas, ya que les había permitido crecer en aspectos insospechados del corazón y del amor.

Estos datos, por demás positivos, han sido tapados llamativamente del conocimiento popular. Es más, este mensaje no llega siquiera a los médicos y a los padres de forma fluida. El Dr. Stotko opina que no se facilita como es debida una información completa a los responsables, y que más bien “se transmiten hasta el hartazgo únicamente los aspectos difíciles que presentan estas relaciones” En algunos casos no se cuenta absolutamente nada positivo acerca de los niños Down, llegando incluso a ejercer una agobiante presión para que sean abortardos. El resultado de esto es que 9 de cada 10 niños con Síndrome de Down son abortados en la actualidad.

Es hora de que esos padres que se “liberan” de estas criaturas sepan que también están tirando a la basura un gran porcentaje de su felicidad familiar. Y todo esto como consecuencia de que, para muchos medios de comunicación, estos niños son “diferentes” y, seguramente, su necesidad de consumo no pasa por los mismos lugares que la de los niños “normales” Esto es una abominación de la cual pagaremos un alto precio algún día. Los padres que desconocen el altísimo valor emocional y espiritual que poseen estos niños pueden caer en la trampa de las multinacionales, pero esa trampa debe ser cada vez más visible, se la debe desenmascarar para que las intencionalidades queden expuestas. Y esa sí que es una responsabilidad de cada uno de nosotros.

sindrome-de-down

Ricardo Gómez ricardomardel@yahoo.com.ar

Si te gustó el blog compartilo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s