Con Candela no, Clarín

Escribe desde Argentina: Ricardo Gómez

Como si semejante tragedia fuera poco, como si el dolor que uno siente en el corazón ante el hecho consumado no alcanzara, como si las lágrimas no fueran suficientes, tenemos que ser testigos de la manipulación mafiosa que el monopolio Clarín está haciendo de una tragedia inimaginable. Y créame que hago un esfuerzo enorme para no caer en el insulto llano sin demasiados eufemismos. A veces cuesta horrores mantenerse estable cuando se ve a estos mercenarios siendo irrespetuosos aun con una tragedia de semejante magnitud.

Ni bien se supo el terrible desenlace que tuvo la búsqueda de Candela, los mensajeros de Magnetto marcaron el territorio muy claramente. Ya sabemos que esa línea editorial luego es levantada y copiada mansamente por los mercenarios más pequeños, aunque igual de despreciables. Los primeros lo hacen por mantener una posición hegemónica, los segundos solo por ser serviles genuflexos del capomafia. Desde un primer momento se intentó forzar la tragedia a los terrenos en donde ellos pueden sacar mayor partido, esto es: “culpar a Sciolli, y por asociación directa a Cristina” y “La inseguridad” Otra cosa no les sirve, así que se dedicaron sin tapujos a presionar la situación hacia esos tópicos. Soy de los que no espero nada de esa gente, pero aun así me sorprende ver tamaña decrepitud.

Esa misma noche que hallaron el cuerpo de Candela, mientras todos mirábamos atónitos las escenas, el señor Alfano se apresuró a afirmar que este hecho “traería consecuencias políticas” Desde el portal web del monopolio se aseguró que el Gobierno “intentaba despegarse de la muerte” Subieron el audio de una nota radial que diera Ricardo Darín bajo el título “Me duele la utilización política que se está haciendo de este tema” y abajo agregaron “por decir algunas cosas nos acusaron de querer ir contra Cristina” Esta maniobra, a las que el pasquín nos tiene lastimosamente acostumbrados, se sumaron una tras otra sin solución de continuidad.

Desde los programas políticos de Todo Noticias se fustigó abiertamente el desempeño tanto policial como del Estado en toda la investigación. Para ello siempre utilizan el mismo método: convocan a sus voceros. Nunca faltan los cómplices carroñeros que están dispuestos a ir con celeridad a sus estudios para validar las cosas que Magnetto quiere decir, pero que le hace decir a otros. Por cumplir roles tan patéticos quedaron terminadas las carreras políticas de Elisa Carrio, Ricardo Alfonsín, “Pino” Solanas y otros. Pero pareciera ser que no escarmientan. Se deduce de esta actitud servil que se deben mover enormes sumas de dinero para poder comprar las más conspicuas conciencias.

Desde esa noche trágica están exigiéndoles a las autoridades que den explicaciones, como si ellos fueran la Ley. Como si este Gobierno tuviera que hacer lo que los otros hicieron: salir corriendo a ver cuáles eran los requerimientos de Magnetto. Eso era antes, Héctor. Se terminó para siempre esa Argentina, andá viendo si te anoticiás. Los presidentes anteriores eran funcionales a los reclamos del conglomerado monopólico, pero este no. Las pasadas elecciones dejaron en claro cuál es la situación en referencia a lo poco que la sociedad les cree. El problema aquí es que ellos crearon una realidad alternativa, y no saldrán de ella ni siquiera ante la apabullante realidad que los desborda. Ese es el problema de ser formadores de opinión y de haber guiado desde las sombras los destinos del país, cuando el nivel de conciencia cambia y la gente comienza a descreer de los monopolios ellos se mantienen con firmeza en sus posiciones, y no salen de allí por nada del mundo.

Por eso no pierden oportunidad para demostrar lo mercenarios que son. Quedó claro cuando transmitieron la accidentada salida de Hugo Matzkin, Subjefe de la Policía Bonaerense para poder hablar con la gente. Nunca aclararon que esa marcha no fue promovida por quien se adjudicó ser maestra de Candela, sino por Nora Baggio, jubilada del Partido Obrero. Tampoco hicieron públicas las declaraciones de Andrea Fiore, maestra de la Escuela 28 donde concurría Candela, quien señaló antes de ingresar a la sala velatoria donde se despedían los restos de la niña: “Estamos para acompañar a la familia de Candela. No convocamos a ninguna marcha. La señora que salió a hablar ayer no tiene nada que ver con nosotros”. Y no solo se abstuvieron de informar, sino que, habiendo terminado los desmanes, se dedicaron a dejar en claro que “eran vecinos” y que “la bronca era comprensible, así no se puede vivir” Diametralmente opuesta la información que relataba el cronista de la Televisión Pública, quien se encargó de aclarar que esa gente NO ERAN VECINOS DE CANDELA, y que la señora que había originado la marcha NO ERA DOCENTE DE CANDELA.

Yo les decía que debía hacer un esfuerzo sin precedentes para no caer en el insulto barato, aun sabiendo que es lo menos que se merecen, al menos hasta que algún día las leyes los pongan donde se merecen. ¿Cómo se puede relatar sin caer en el agravio la deleznable actuación de esos “periodistas” que hacen suya la guerra de su patrón y se tornan más clarinistas que el propio Clarín? Ver a Bonelli haciéndose el dolido, el apesadumbrado, mientras trata subrepticiamente de guiar las respuestas de sus invitados hacia donde él quiere y se siente cómodo me llena de repugnancia. Simplemente verlos tan serviles y ciegos es algo que deprime, y me hace añorar un mundo sin la hegemonía de estos seres que convierten a la profesión de periodistas y a la misma raza humana en algo olvidable.

Ya no soporto verlos utilizar algo tan trágico y conmovedor como el asesinato de Candela. Ni siquiera respetan algo tan escalofriante. ¿Qué se les puede pedir luego de esto? ¿Hay retorno desde ese lugar? ¿Se puede algún día salir de ese espacio infame sin máculas? No creo. Por eso me da repugnancia verlos comportarse como si todo en la vida se centrara en sus intereses. Y me pregunto cuánto se le pagará a alguien para que haga ese papel tan infame y denigrante. ¿Vendrá discriminado en sus recibos de sueldo los honorarios por ser serviles? ¿Cobrarán más cuanto más canallas sean?

Haberse metido con un tema tan delicado como Candela creo que ha sido traspasar un límite que debería haber quedado ajeno a sus intereses. Ninguno de esos “periodistas” tiene la estatura moral para reclamar nada, y mucho menos para hacernos creer que les importa algo de lo que pasó. El señor Bonelli y el señor Lapegue se mostraron estos días apesadumbrados por lo poco que hace el Gobierno en este tema de “La Inseguridad”. Incluso Bonelli se mostró asombrado porque en la calle entregan a plena luz del día folletos con ofertas sexuales, y todo ante la vista pasiva de Cristina. Y yo me pregunto si se puede ser más hipócrita. Este señor forma parte activa de un conglomerado que hizo millones con la publicación de ofertas sexuales con el conocido “rubro 59” Justamente fue Cristina quien promovió el decreto 936/2011, el cual contenía la Ley de Prevención y Sanción de la Trata de Personas, y la de Protección Integral a las Mujeres. Este Decreto fue objetado por el monopolio, quien siguió publicando las ofertas sexuales sin importar lo que la Ley exigiera. Evidentemente a estos señores no les molesta que el lugar donde trabajan viole las leyes y curre con la salud de las mujeres. Y pareciera que a muchos argentinos tampoco les molesta.

Por eso insisto: tienen cientos de políticos de distintos colores partidarios; abogados, ex presidentes, opinólogos, filósofos, otros periodistas etc. Todos ellos les son funcionales y obsecuentes sin problemas, y están disponibles para seguir siendo usados. Pueden seguir usufructuando libremente a todos esos peleles, no es necesario meterse con un hecho tan desagradable como lo ocurrido con Candela. Por favor, Clarín, con Candela no.

No permitamos que usen su tragedia

Ricardo Gómez ricardomardel@yahoo.com.ar

Si te gustó el blog compartilo

2 Replies to “Con Candela no, Clarín”

  1. ¡no es fácil luego de leer tu artículo hacer ningún comentario!
    TAMPOCO ES FÁCIL QUE LA GENTE QUE SIGUE A ESTOS INESCRUPULOSOS ABRA SU ENTENDIMIENTO PUES NO TODO ES MODA, CAMPO, Y GOLF, HAY MUCHO QUE HACER EN LA HUMANIDAD QUE DEBE IMPEDIRNOS SEGUIR PENSANDO EN VANALIDADES QUE NOS HAGAN VER DISTINTOS DE OTROS, CUANDO EN REALIDAD MUCHOS SOMOS DISTINTOS, SOMOS MUY, MUY POBRES DE ALMA.

    Me gusta

    1. Es cierto, Mirta. Por eso Cristina dice que la batalla es cultural. Imaginate que lo que se expresa aquí puede llegar, en el mejor de los días, a 700 o un poco más de personas. Mientras que ellos tienen más del 80% de los medios de comunicación del país. Cualquier batalla que se quiera dar es como querer levantar el Titanic con los brazos.
      Gracias por pasar, espero que pronto nos veamos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s