Aspectos sorprendentes del amor propio

Escribe desde Uruguay: Wimpi(*)

 

Arthur García Núñez, Wimpi

Recuerdo en mi niñez que pasaba muy gratos momentos escuchando a Wimpi en alguna radio uruguaya. Su forma de relatar tan sencilla pero profundamente la cotidianeidad me marcó a fuego, así que quiero traerles a quienes siguen Unificacionistas algunos de sus mejores escritos.

El espectáculo del llamado “amor propio” confirma, acabadamente, aquella vieja especie de que “hay amores que matan”.
Porque cuando uno quiere una cosa, la quiere, la limpia, la pule, la lustra, la poda. En cambio cuando el tipo se quiere a sí mismo, hasta el punto de configurar el caso de una “persona de amor propio”, se deja silvestre nomás.
La “persona de amor propio” ni se piensa, ni se analiza, ni se explora, ni se sabe. Y la fe que se tiene es una especie típica de superstición… Cree, en efecto, en ella misma, como cree en cualesquiera agorerías: la del trébol de cuatro hojas, la del cura de frente, la de los tres primeros marineros hallados al paso, la del gato negro, la del carro de pasto. Y el tipo vive feliz así.
Debe ser el único caso en el mundo de un espectáculo feliz que causa una impresión desgraciada en aquellos que aspiran a ser felices como hay que serlo para cumplir con Dios en el cielo y con los vecinos en la tierra. El tipo de amor propio habla siempre en primera persona:
-Porque en ese momento YO … Cuando YO estaba … Al YO salir …
Y cuando tiene que referirse a él y otro, indefectiblemente, ingenuamente, comienza:
-Ibamos yo y fulano…
De la misma manera que Juan Ramón tituló a su libro “Platero y yo”, siendo Platero, como se sabe, su asno. Claro que Platero era un burrito de cristal que entendía las noches con estrellas y se admiraba de las mariposas azules.
El tipo de amor propio diríase que vive de espaldas al mundo, vuelto sobre sí mismo, pegado contra sí mismo como un mejillón. Pero hay un aspecto sorprendente en esto del amor propio: cuando se trata de aparatos de radio, el del tipo “agarra” de cualquier parte sin antena; cuando se trata de beber, el tipo aguanta un kilo de whisky sin que se note; cuando se trata de mujeres, el tipo no da abasto…
Ocurre, sin embargo -y este era el aspecto sorprendente- que cuando se trata de enfermedades, nunca, nadie, estuvo tan grave como el tipo. Cuando alguno le da la noticia de que le sacaron el apéndice, él recuerda su caso:
-¡No me hable de apéndice, mire!
-Fue un momentito, ¿eh? Al día siguiente ya estaba sentado en la cama.
El tipo sonríe con inusitada suficiencia.
-¡Sentado en la cama! A mí, cuando me operaron… ¡dos de reloj en la mesa! Una carnicería. Los médicos ya creían que… Parece que lo tenía pegado y entonces ellos, seguro .. Pero fue algo, mire… ¡algo!
El tipo entrecruza las manos como si fuera a rezar o como si estuviera pidiendo otros quince días de plazo. Lo mismo acontece con las llamadas “puntadas”.
-¿Qué le pasa que se toca seguido ahí?
-Una puntada.
-¡A mí, cuando me agarran… ¡ es pa-vo-ro-so! ¡ Acá… ¿ves? … cuando me agarran, me agarran acá. ¡Qué sé yo cuántos médicos me…! Que los rayos, que análisis, el metabolismo… No saben lo que es. Pero me dijeron que había sólo dos casos como el mío.
El tipo propala la versión con cierto espeso énfasis de teatro italiano. Y repite, circunscribiendo, para jerarquizarla, la importancia de su vicisitud:
-Dos casos, nomás. Uno creo que en Suiza y el otro en Norteamérica.
El del tipo, en el país, es el único.
La “persona de amor propio”, pues, no sólo aspira a ser primera en el amor, en el talento, en la lucha romana, en el beber, en el conseguir arroz sino que, también, en la peritonitis y en las dobles fracturas.
-¡El codo! ¿Se da cuenta? ¡El codo, nada menos! Creían que iba a quedar con el brazo inútil. Todo el peso del cuerpo. El que me puso el yeso me lo dijo:
-Como su caso, hubo otro nomás. Pero hace años y no acá …

Wimpi
Ventana a la calle
Editorial Freeland
Buenos Aires – 1975

(*)Wimpi es un seudónimo de Arthur García Núñez (Montevideo, 1906 – Buenos Aires, 9 de setiembre de 1956), periodista y narrador uruguayo.

Ricardo Gómez ricardomardel@yahoo.com.ar

Si te gustó el blog hacé click en el botón +1 de Google

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s