Opinión

Dos visiones diametralmente opuestas

Escribe desde Argentina: Ricardo Gómez

 

Un nuevo 25 de Mayo nos encontró a los argentinos celebrando la Independencia del país. Todavía resuenan los ecos del Bicentenario, celebrado el año pasado con multitudes que se adueñaron de los festejos sin ningún tipo de incidentes. 201 años de historia han pasado en un país con una idiosincrasia extremadamente compleja y volátil. Quizás por lo multirracial de su origen, o quizás por las heridas causadas a lo largo de la misma, lo cierto es que somos un pueblo de profundos contrastes.

Dentro de esos contrastes se podría situar la relación que este Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner ha tenido con la Iglesia católica, o, para decirlo mejor, con sus más altos representantes. Las últimas medidas tomadas a favor del denominado “matrimonio igualitario” que posibilitó el casamiento entre personas del mismo sexo ha sido la gota que colmó el vaso de la paciencia de algunos altos mandatarios de la curia.

Como es costumbre, el primer mandatario se debe hacer presente en la Catedral porteña para asistir al Tedeum que allí se celebra. Desde hace unos años, tanto Néstor Kirchner como Cristina Fernández han trasladado esa ceremonia a otros sitios, generando de esta forma duras críticas y “pase de factura” de parte de los prelados, en especial del Cardenal Bergoglio. En esta oportunidad, la ceremonia oficial se trasladó a Resistencia, Chaco, en donde la señora Presidenta asistió junto con casi todo su equipo de trabajo. La omilía en esta ocasión estuvo a cargo del Arzobispo local, Monseñor Fabriciano Sigampa.

Los mensajes de ambos arzobispos fueron tan distintos que parecieran provenir de instituciones diferentes. Veamos algunas frases proferidas por el Cardenal Bergoglio:

“la Patria no se cimentó con delirios de grandeza desafiantes

“Los maquillajes y vestidos del poder, y la reivindicación rencorosa, son una cáscara de almas que llenan su vacío triste, sobre su incapacidad de brindar caminos creativos e impiden confianza. Es el vaciamiento consecuente de lo compulsivo de la soberbia, en su manifestación más torpe, que es la veleidad

Cuestionó al “veleidoso o vanidoso”, a quien definió como aquel que “confunde pactos de contubernio con la organización, escaramuzas con luchas, ventajismo con horizonte de grandeza. Como no se soporta a sí mismo, necesita atemorizar a los demás y llena de palabras contradicentes lo que los hechos evidencian”

“Como carece de propuesta, sólo enuncia reivindicaciones, vive cuestionando, relativizando y trasgrediendo, porque en el fondo sobrevive eternizando su adolescencia. Cuidado ninguno de nosotros está libre de la veleidad”

“cuanto más conscientes de nuestros dones y límites, las dos cosas juntas, seremos más libres de la ceguera y la soberbia

“las ambiciones desmedidas lograrán que el supuesto vencedor sea el rey de un desierto, de una tierra arrasada o el capataz de una propiedad foránea”

En contraposición a este duro mensaje, el Arzobispo de Resistencia agradeció a la Presidenta las Asignaciones Familiares, entre otras cosas:

“Por la asignación que generosamente les ha dado a los niños del Chaco y de todo el país que más lo necesitan”

“Usted lo ha hecho porque es mujer y porque es madre

“Si todas las mujeres en el mismo día y la misma hora se propusieran cambiar el corazón de sus hijos, cambiaría el mundo en un solo instante

“Lo valioso de la Asignación por Hijo que se extendió a las madres embarazadas para beneficio del niño por nacer, es que el Gobierno haya considerado a éste (al hijo) como un ser nuevo, que tiene derechos

“Eso significa la inclusión porque no estamos haciendo un gasto, estamos haciendo una inversión para esos miles de niños. Esta es la solidaridad concreta con esas mujeres que en ese vientre están llevando esa vida nueva”

Si usted es lector asiduo de este blog habrá notado que en reiteradas ocasiones he tocado el tema de los medios de comunicación, y de cómo algunos de ellos utilizan la información sesgadamente de acuerdo a intereses personales. Le pregunto: ¿cuál de estas dos posiciones provenientes de la misma iglesia habrá sido resaltada por los diarios en franca oposición al Gobierno? Si pensó en Clarín, La Nación y sus fieles serviles como Perfil acertó, si no pensó en ellos deberá leer un poquito más algunas notas aquí compartidas. En efecto, los medios opositores al Gobierno se han despachado gustosos ante los dichos del prelado capitalino, mientras que ocultaron cuidadosamente los emitidos en el Chaco.

Creo que la actitud adoptada por el Cardenal Bergoglio no solo es anti cristiana, sino que termina afectándonos a todos los que profesamos cualquier religión. Esas frases tendenciosas, llenas de resentimiento y revanchismo no quedan bien en un representante tal alto de la grey católica, ni de ninguna otra. No me resulta ético que desde un púlpito se ataque a mansalva a alguien aún teniendo la razón. Esos dichos pronunciados para la tapa de Clarín solo generan más división, más descontento, y deja al descubierto profundos resentimientos, impropios para alguien que representa a la religión más importante del mundo cristiano.

Lo peor es que gracias a esos tristes comentarios suyos muchos saldrán a atacarlo a usted, estimado prelado, y a muchos católicos sinceros, de esos que salen las noches de invierno a darle un plato de comida caliente a los pobres. Ellos no se merecen que usted haya adoptado una posición tan politizada para enfrentar a un Gobierno que tiene muchas fallas, pero como ningún otro está redistribuyendo la riqueza. Y justamente por tal motivo su par chaqueño optó por una actitud más cercana al mensaje original, ese que usted ha olvidado para postularse como uno más que se opone ciegamente a todo lo que haga un “K”

Llama mucho la atención que su mensaje se haya politizado tanto, ya que ese no es el camino para derretir el corazón de su enemigo. Si tiene aspiraciones políticas haga como el rabino Bergman, únase al PRO y busque los votos que lo lleven a donde quiere, pero no use un lugar tan sagrado para hablar por otros, esos que viven a contramano del mundo. Si se ofende tanto, también hágalo con algunos de esos que se sentaron hoy en su Catedral a escucharlo como cómplices de las “verdades” que usted desparramó ante todos. Algunos de esos personajes del PRO tuvieron opiniones racistas, xenófobas, fueron irrespetuosos ante toda la población, pero nada de eso ha sido criticado por usted, que solo critica para la tapa del Clarín. Hubiera sido hermoso verlo a usted o a quienes estuvieron en su mismo lugar criticar con el mismo énfasis a algunos represores como Videla, quienes fueron a ese mismo ámbito a recibir la palabra mientras desaparecían miles de ciudadanos en vuelos clandestinos.

Le pregunto a usted, mi querido lector: ¿cuál de las dos actitudes de los Cardenales le parece más cercana al cristianismo? El tiempo tendrá la última palabra, mientras tanto, algunos siguen insistiendo en dividir antes que sumar.

ACTUALIZACIÓN JUEVES 26 DE MAYO 2011

Como verán, La Nación y Clarín son predecibles hasta niveles inconcebibles.

Nótese como La Nación titula "La Iglesia" como si solo la opinión de Bergoglio tuviera peso, y oculta los dichos del Arzobispo del Chaco.

Nótese como La Nación titula "La Iglesia" como si solo la opinión de Bergoglio tuviera peso, y oculta los dichos del Arzobispo del Chaco.

Ricardo Gómez ricardomardel@yahoo.com.ar

Deja un comentario

2 replies »

  1. por favor, la iglesia no tiene nada que hacer en determinados ámbitos! está muy bien darle a los representantes e instituciones eclesiásticas el lugar que les corresponde…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s