Lágrimas del recuerdo

Un cuento escrito desde Argentina por: Maia Ferro Suar

Recuerdo llorar frecuentemente, hacer habitual la sensación de tristeza sobre mis mejillas rosadas e hinchadas. Recuerdo descargar mi ira con llantos de tristeza y pesares melancólicos… sí… lo recuerdo.

Pero qué son, sino sólo recuerdos. Tan viejos y lejanos que ya ni mi memoria conserva rastros de tragedias, sólo la amarga melancolía mezclada con la dulce y penumbrosa tristeza. Sólo hoy eso me queda, el recuerdo de un llanto, de un grito de auxilio desesperado pero vacío, casi mudo sólo para no alertar a nadie.

Ese velo húmedo que lleva consigo el dolor y trae calma, no es más que un vago recuerdo cuando esa sensación tan profunda a veces se hace presente, como una alucinación. Pero ni eso reconforta a una vieja que agoniza, no de dolor, sino de pena. Que ahoga tan atroces momentos vividos en una simple y vulgar copa de vidrio, esperando que en el fondo de esa copa esté la felicidad que tanto anhela, que lejos se ha marchado, joven de esta prematura viuda que desea lo que todos temen: EL FIN.

Pero ¿qué es la muerte sino el final de nuestra vida natural y el comienzo de una vida espiritual, donde la paz es alcanzada y aquello que alguna vez nos provocó algún mal ya no nos afecta?

Grandes tierras me someten, infinidad de paredes gigantescas y frías como la nieve me encierran. Sentada en el vacío del trono que el rey más noble ha llamado a realizar.

Una vida de lamentos y sólo un barniz de uñas para tapar las llamas ardientes en la inmensa chimenea, y nada más que media botella del whisky más deseoso para esperar el último susurro del reloj.

Sin lágrimas que llorar, sin palabras que decir, sin perdones a quien pedir, sólo me queda el arrepentimiento y el dulce sabor de la última pregunta:

¿Qué tan grande será la pelea en la que se disputará mi inmensa fortuna?

Sólo hipócritas en el pasado, maridos de adorno, y un solo objetivo: reencontrarme con quien me hizo olvidar todo recuerdo de alguna lágrima derramada… mi único amor.

Maia Ferro Suar

Ricardo Gómez ricardomardel@yahoo.com.ar

Si te gustó el blog compartilo

 

4 Replies to “Lágrimas del recuerdo”

  1. Cuando alguien posee el arte de escribir, de mencionar mediante la letra lo no dicho, el recuerdo de lo que nos falta, de interpretar sentimientos que pudieron haberse manifestado en el ayer de quien ha sido espíritu de inspiración, esas palabras no deben quedar escondidas, alguien hay que necesita su revelación y es el escritor que las revela. Esta inclinación, natural y profunda, ponen de relieve firmes convicciones respecto a aquello que podríamos llamar virtud, esa otra mirada que se logra con la evolución.

    Me gusta

    1. Admiro profundamente a quien puede revelar sus sentimientos a traves de la inspiracion,dejando a su paso huellas de una revelacion de quien tiene el don de la plalabra…

      Me gusta

      1. Hola Valeria.
        Se ve que es una cuestión de genes. Espero que no sea el último cuento que me envía. Gracias por pasar, un abrazo.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s