Opinión

Sinvergüenzas

Escribe desde Argentina: Ricardo Gómez

 

Todos somos concientes del hecho de que este es un año electoral con características únicas, casi podría decirse que será inolvidable. También muchos nos hemos percatado de que el terreno político está mucho más sucio que de costumbre. Y es que algunos han metido la cola para que esto así sea. El monopolio Clarín ya ha dejado detrás suyo, y muy lejos, toda coherencia y visos de legalidad posibles. ¿Alguna vez tuvo esos atributos? Creo que nunca, si analizamos cuál ha sido su génesis, manchada de sangre y torturas. Y quizás por tener las manos manchadas de sangre es que Magnetto y su aquelarre de títeres se aferran a cualquier cosa con tal de restarle aunque más no sea un voto a CFK, como les gusta llamar a la Presidenta. No tienen pudor ni vergüenza en utilizar hasta conflictos propios para atacar al Gobierno, como ha sucedido con el mentado “bloqueo a la libertad de expresión” del que están sacando un jugo que solo se tragan los débiles mentales.

Me da vergüenza ajena observar cómo los empleados de la señora de Noble se apuraron a defender lo indefendible, arrastrando a jirones detrás de ellos cualquier rastro de decencia y coherencia que podría permanecer en sus almas. Muchos de ellos se están suicidando políticamente, y creo que lo saben, convirtiendo estas actuaciones en verdaderos espectáculos dantescos y lastimosos. ¿Qué pasaría si uno de esos peleles que bailan al son del clarinete llegara a la presidencia de este país? Lamentablemente ya lo vivimos. El ex Presidente riojano, Carlos Menem, entregó en bandeja canal 13 al monopolio, ayudando así a cerrar el círculo del dominio de las masas mediante la utilización indecorosa e inescrupulosa de los medios masivos. De la Rua reconoció que tuvo que llamar al lacrimoso Ministro de Economía Domingo Cavallo porque Clarín se lo pedía desde sus memorables y vergonzantes tapas. Todos ellos, y muchos otros, han sido una vergüenza para este país al no reconocer que llegan al poder para cumplir un mandato popular, y no las direcciones de un grupo económico.

"Fueza" en lugar de "Fuerza" A lo que llegaron tras el despido de cientos de trabajadores

Y en ese orden le siguen en línea recta los actuales representantes de una oposición política que avergüenza por lo indecorosa e inepta. Todos juntos suman menos votos que Bin Laden, pero aun así insisten en quedar bien con el monopolio ante todo, aun si eso significara estar fuera de la ley. Eligieron ponerse del lado del monopolio por miedo, porque saben que no soportarían una tapa de ese pasquín si es que el humor de Magnetto llegase a cambiar. Todos tienen algún “muerto en el placard” y saben que lo menos inteligente es ponerse al monopolio en contra. Ya veremos qué decisión toman con sus títeres Magnetto y Noble cuando cuenten los votos el próximo octubre. ¿Deberán recurrir al fraude, como el que realizaron en Chubut?

¿Qué más podría pasar de aquí a las elecciones? Solo ellos lo saben. Como sociedad debemos tener los ojos bien abiertos, ya que Clarín y sus secuaces no tienen los límites propios que dicta la decencia, y están dispuestos a lo que sea con tal de sacarse de encima a CFK. Habrá que ajustarse los pantalones y esperar cada día para ver qué se trae el folletín de Magnetto de nuevo. Se deberá estar lo más centrado posible para soportar el asco y la vergüenza que uno siente al ver a esos personajes lastimosos en actitudes genuflexas ante el inmenso e inasible poder del “gran diario argentino”

Ricardo Gómez ricardomardel@yahoo.com.ar

Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s