Opinión

Inutilísimos

Escribe desde Argentina: Ricardo Gómez

El cerebro del monopolio Clarín debe estar al borde del soponcio. Hace ya más de dos años que se viene esforzando para encontrar a un candidato que se perfile como un digno rival que le quite el puesto a la actual Presidenta, Cristina Fernández. Sin embargo, uno a uno los postulantes han demostrado ser inoperantes a niveles que francamente mueven al carcajeo. Y no porque no sean obsecuentes, todo lo contrario, los posibles candidatos han flexionado sus rodillas ante el capomafia Magnetto cual bobos sirvientes. Pero esta servidumbre en sí misma no es suficiente, además de serviles deberían ser capaces de conseguir al menos alguna intención de voto de parte del electorado. Lejos de esto, los pages del odio se encuentran cada vez más lejos de conseguir, aunque más no sea, un 15% de intencionalidad de votos, incluso juntándolos a todos. Con cifras tan exiguas, dificilmente estos peleles podrán acceder a la Presidencia de un país.

¿Qué se podrá hacer? El capomafia Magnetto ya hizo casi todo: mintió, encubrió, avaló, expuso a sus títeres como salvadores, ocultó sus oscuros pasados, inventó causas y demonizó al enemigo, y tantas otras maniobras delictuales. Todo para nada. Tanto esfuerzo, tantas elucubraciones para nada. Sus dóciles marionetas de plomo no consiguen levantar vuelo. ¿Dónde estarían esos suplicantes sin el encubrimiento del monopolio Clarín? ¿Conseguirían algún triste voto si el capomafia Magnetto no los encubriera? Qué triste debe ser tener que depender de un criminal para poder llegar a ser algo en la vida. Decirles inútiles resulta exiguo, es casi como ser condecendiente; son inutilísimos.

Y no solo los candidatos clarinistas son inutilísimos, hay otra caterva de impensantes que se han unido a este aquelarre. Son esos que han tomado las mentiras pergeñadas por el capomafia y las hicieron suyas. Ya no pelean por la verdad o por un país mejor. No, nada de eso. Ahora dedican sus vidas para denostar a los “K” Y uno no puede menos que preguntarse ¿se puede ser tan opa? Miren que hay cosas por las cuales luchar, pero no, han adoptado una guerra que no les pertenece y decidieron pelearla como si sus pusilánimes vidas estuvieran involucradas. Para colmo, son peores que los candidatos de plomo fundido, esos al menos lo hacen por poder y dinero, mientras que estos inutilísimos lo hacen gratis.

Mueve a risa ver el tiempo que le dedican a buscar por la web cualquier nota, artículo, opinión, lo que sea que hable mal de los “K”. Buscan fotos y las modifican en el Photoshop, como si con eso fuesen a conseguir algo o torcer algún rumbo. Algunas personas usan la web para dar sus opiniones, crear cosas, difundir mensajes alentadores, pero estos soldaditos de baba laburan gratis para el capomafia Magnetto. No se averguenzan de formar parte de las mismas líneas del mismo delincuente que hizo tranzas con la dictadura. Ni siquiera por un momento piensan que, en cierta forma, hacen causa común con quienes han robado chicos y desaparecido personas. Justamente el capomafia les hizo creer en sus empobrecidas cabecitas que incluso eso es mejor que pertenecer a los “K”. Estos soldaditos de hojalata son peores que los candidatos al fracaso, ya que ni siquiera se detienen a razonar por un momento. Son inutilísimos.

Y mientras los inútiles difaman y se ríen del muerto la vida sigue su curso. Ellos no lo ven, ya que el día solo tiene 24 horas. No se puede estar todo el día buscando información que entierre a los “K” y que quede tiempo para ver lo que ocurre alrededor. Cuesta mucho imaginar qué pasa por la cabeza del que disfruta una muerte, por más enemigo ideológico que haya sido el difunto. Seguramente esa gente habrá salido a luchar contra la dictadura en su juventud. Habrá peleado conta Menem cuando ese delincuente vendió el país al mejor postor mientras se nos reía en la cara. Habrán dejado la vida a jirones luchando contra Duhalde y sus tranzas políticas, droga y crímenes. Los imagino enfurecidos contra Alfonsín cuando éste dictó las leyes de Obediencia Debida y Punto Final. ¿Habrán hecho todo eso, o solo los habrá invadido el espíritu combativo justo ahora? Si otrora no dijeron nada, ¿no serían cómplices? Buena pregunta. Lo peor para estos inutilísimos es que todo ese tiempo, toda esa dedicación y devoción enfocada en denostar a los “K” no les sirve de nada. Les debe doler hasta los huesos que el cadáver de su peor enemigo obtenga más votos desde el cajón de los que sus candidatos consiguirán en toda su vida. La muerte nos llegará a todos, la muerte política solo a los obsecuentes.  

Ricardo Gómez ricardomardel@yahoo.com.ar

Deja un comentario

4 replies »

  1. Muy bueno y certero. Hace algún tiempo prodría haber intentado salvar de esta crítica lapidaria a algún personaje, pero hoy ya caen todos dentro de la misma bolsa. Los describís muy bien. Te felicito.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s