Opinión

Bicentenario

Escribe desde Argentina: Ricardo Gómez

Muchas voces se han alzado estos días tratando de explicar sentimientos tan encontrados como los vividos durante los festejos del Bicentenario de la Revolución de Mayo. Lo bueno de tener un blog es que cada uno puede expresarse libremente, y vaya si eso es democrático. No es sencillo encontrar palabras para describir sentimientos. Cualquiera que alguna vez haya intentado trasladar una idea abstracta a un papel sabe de lo que hablo. Y mucho más difícil resulta expresar ideas que abarcan el comportamiento de millones de personas. Quizás cada uno de esos individuos que participaron de los festejos tenga una noción distinta y abarcadora de lo vivido, y así es. A cada uno le tocó una fibra interna distinta.

Mi familia y yo no pudimos estar personalmente durante los festejos debido a la distancia. Aun si hubiéramos querido ir hubiera resultado imposible, ya que no había pasajes hacia la capital por el enorme aluvión de turistas que había agotado los pasajes para toda esa fecha. Así que tuvimos que conformarnos con observar todo frente a la pantalla del televisor. Afortunadamente este país tiene un canal totalmente federal como es Canal 7, la televisión pública, porque si hubiéramos esperado que alguno de los canales privados apostara a estas festividades nos hubiéramos encontrado con serios inconvenientes. Probablemente este evento histórico hubiera sido presentado por alguno de esos personajes impresentables que suelen desfilar por esos canales, esos que ostentan más siliconas que capacidad neuronal, y todo se hubiera degradado sin remedio y convertido en una bazofia envuelta para regalo en alfombra roja. Estos mismos canales que en principio se quejaban por la organización del evento, deben estar seguramente preparando programas especiales con lo ocurrido en la fiesta. En fin, gracias, Canal 7.

Apartado: este artículo lo escribí el día 26 de mayo. No tuve tiempo de publicarlo hasta hoy, 30 de mayo de 2010. para mi sorpresa, ví que el canal de cable Todo Noticias (uno de los que se quejaba del caos que se originaba por los preparativos del evento) ayer transmitió un especial de esa fiesta memorable, pero que tanto les molestaba. ¡Cuánto los conozco!

La participación fue tal que nos quedamos sinceramente apabullados. No podíamos dejar de mirar el televisor, aun cuando algunos de los intérpretes no fuera de nuestro gusto, musicalmente hablando. Ver a los representantes de los inmigrantes desfilando con tanta alegría, y habiendo trabajado tantas horas en sus preparativos fue emocionante. y más difícil se hace expresar lo que uno sintió ese día 25, con ese magnífico desfile, que nos llenó de sorpresas, casi como cuando éramos chicos y veíamos asombrados a los payasos en un circo. Y decir que uno a esta edad se sorprende para bien ya no es poca cosa, créame. Pero lo que más me emocionó fue ver a toda esa gente bancándose durante horas y horas estar allí en la calle, esperando expectantes lo que pudiese ocurrir. Allí no hubo casos de tránsito, inseguridad, no hubo tristeza, todos parecían querer quedarse a vivir en ese momento para que perdure eternamente.

Ese es, creo, el enorme valor de la unidad. Sin unidad no se puede planificar nada. Ya sea a nivel personal, familiar o social; la unidad es la piedra basal sobre la cual se edifica cualquier interrelación. Habiendo conseguido la unidad le sigue la confianza. Esa gente no podría haber estado tan cerca una de otra si no hubieran accedido a confiar el uno en el otro. De hecho, casi no hubo incidentes, ya que la masa de gente impedía que cualquier delincuente siquiera pensara en hacer una de las suyas. Una gran enseñanza nos deja esto: si pudiéramos unirnos en una mente colectiva nadie podría hacernos daño, y mucho menos engañarnos.

Ver allí a esa gente, tan apabullada por los medios últimamente con la inseguridad, las desgracias, el caos y tantos otros desastres, me resultó alentador, una brisa de aire puro dentro de este fangal en el que algunos políticos de cuarta y periodistas mercenarios nos han querido hundir. Y eso que hicieron mucha fuerza para que todo saliera mal, pero no pudieron, finalmente el pueblo con esa sabiduría intrínseca les dio la espalda. Muchas veces se ha criticado a las masas de personas que se movilizan por motivos espurios. Yo mismo desde aquí he criticado vivamente a quienes se amontonan para darle puntos de rating a programas degradantes y que solo transmiten imágenes desvirtuadas de la realidad. Por eso en este caso me pareció una obligación mencionar la enorme enseñanza que este pueblo nos dio a cada uno de nosotros. Dios quiera que este camino que hemos comenzado a desandar hacia el Tricentenario nos encuentre más unidos, más interconectados unos con otros.

Agradezco a la querida familia de Alfredo Corales por haberme facilitado el testimonio que sigue a continuación. Comparto sus palabras y sentimientos generados al haber participado en vivo y en directo del mega evento:

En el preciso momento que cumplimos los primeros doscientos años de vida, después del aquel memorable y fatídico grito de Libertad del 25 de Mayo de 1810,  no podíamos dejar de estar presente; era un sentimiento generalizado de mi querida familia. Así que fuimos a festejar el: ¡FELIZ DÍA DE LA PATRIA! 

Asistieron siete mandatarios de Naciones hermanas para los festejos. Quedaron ¡IMPRECIONADOS!

Participamos de los festejos del día 24 y 25. En éste último, según datos oficiales, se estimó una concurrencia de: DOS MILLONES DE PERSONAS. Y el total en los 5 días fue de:

¡¡¡SEIS MILLONES DE PERSONAS!!!

Asistieron las familias completas con: Bebes de pecho y en algunos casos en cochecito e incluso, algunas llevaron a sus mascotas, que también portaban la bandera Argentina.

!Era una verdadera “Marea Humana”!

Si bien es cierto que nuestra querida y sufrida y no siempre bien amada Argentina esta dividida en “dos grandes bloques”; el mensaje dejado por la gran asistencia de público, los cuales nos sentimos como verdaderos hermanos,  fue :

C-O-N-T-U-N- D-E-N-T-E.

Más allá de las banderas políticas; de las rencillas y los ismos dentro de las mismas filas; las ideologías de derecha o de izquierda; los diferentes credos religiosos y las diversas culturas, porque somos un crisol de razas; hemos demostrado los Argentinos que somos una gran familia que quiere estar unida, bajo un mismo sol y una misma Bandera; por sobre todas las diferencia y sangre de hermanos, que vertimos en el pasado”

Me gustaría y desearía, desde lo profundo de mi corazón, que dicho sentimiento de unidad fraterna generalizado y sin prejuicio, inundara los más ante posible las mentes y los corazones de mis queridos hermanos Unificacionistas de todo el mundo. 

La “Marea Humana” movida por ésta pasión y deseo de unidad, fue la más grande y jamás vista y/o contada, en toda la existencia de nuestra querida Nación de Argentina. 

Fue la fiesta de todos y para todos, como debería ser siempre y en todo lugar. Y no solo de algunos pocos y para unos  pocos (….)

Lo disfrutamos con un lindo corazón y ese es el propósito primordial al compartirlo con todos Ustedes. mis queridos hermanos y hermanas unificacionistas de todas las latitudes.

Hasta siempre.

Cariñosamente: Alfredo Corales y Familia.

Ricardo Gómez ricardomardel@yahoo.com.ar

Deja un comentario

2 replies »

  1. Pienso que Argentina a crecido como Nación, el pueblo argentino siempre se pronuncia y el 25 de Mayo la Nación entera salio a la calle a gritar Feliz Cumpleaños Argentina, no soy de pensamiento Bolivariano porque nos falta mucha madurez entre las Naciones, no profeso a Venezuela, hay todavía muchas diferencias sociales pero si me alegra ver cuando el pueblo está feliz a ustedes los Argentinos un feliz mes patrio., saludos sinBalas

    Me gusta

    • Gracias Sinbalas.
      Es cierto, y el valor de esta movilización se acrecienta porque desde los monopolios se trató de asustar a la gente para que no asista. En ese sentido el pueblo dio una clase de civismo.
      Grandes saludos a Chile!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s