Biografías

Parte de nuestra historia (5)

ucsym300

Camino a Hungnam

22 de febrero de 1948, el Padre va nuevamente a la cárcel. El gobierno comunista decidió sacarlo de la ciudad. El Padre había conseguido tantos seguidores en tan poco tiempo que era simplemente incomprensible para ellos. Los ministros cristianos fueron a los comunistas a quejarse en contra del Padre y los persuadieron para que recibiera castigo. Los comunistas querían usar el juicio contra el Padre como un ejemplo para los jóvenes comunistas y alertarlos contra la ideología del Padre. Su intención era mostrar la debilidad de alguien que creía en Dios. Originalmente el juicio estaba dispuesto para el día 3 de abril, pero para darles tiempo a todos los comunistas que no podían llegar, lo pospusieron para el 7 de abril.

El Padre apareció aquel día en la corte encadenado y con el pelo cortado como un monje. Cuando le sacaron las cadenas levantó por primera vez sus manos después de mucho tiempo. Los seguidores rezaban en la parte de atrás sin importarles si los miraban o no. El concepto comunista dice que así como la mente humana puede crear electricidad invisible, Dios es igualmente una creación de la mente humana. El juez averiguó que el Padre sabía ingeniería eléctrica y le preguntó cómo se hacía la electricidad. El Padre sabía que la verdadera intención era hacerle una crítica a la religión, así que contestó con grandes detalles. El juez se dio cuenta de que el Padre sabía más que él, así que lo detuvo donde más le convenía.

El juez leyó la sentencia que lo acusaba de falsedad ideológica y de quitarles el dinero a sus seguidores, luego anunció que iría a prisión, más concretamente al campo de concentración Tong Nee, en Hung Nam. Luego le preguntó si tenía algo que decir. Todos sabían que lo más conveniente en esas circunstancias (y lo acostumbrado por otros líderes) era aceptar los cargos, por más ultrajantes que fueran, para lograr una mejor atención por parte de los comunistas en prisión. El Padre entendía eso, pero no lo hizo. Protestó por el punto que lo acusaba de inventar cosas que no eran ciertas, y demandó que se retiraran los cargos. El Padre nunca pidió simpatía ni clemencia. Fue sentenciado a cinco años de prisión y trabajo forzado por haber alterado el orden social. Los comunistas se impresionaron mucho por la dignidad del Padre. Ellos querían mostrar la debilidad de alguien que cree en Dios, pero el Padre nunca mostró debilidad sino convicción y valor. Los miembros nunca vieron al Padre enojado, molesto o triste, al contrario, él quería consolar a sus miembros levantando las manos mientras se lo llevaban en un gesto que los alentaba a tener esperanza.

El Padre dijo en alguna ocasión: “Yo sabía que alguien me esperaba en prisión y que el Cielo me mandaba a ese lugar para conseguir una victoria para Dios, así que estaba ansioso por pasar por ese momento” Cuando el Padre esperaba para ser trasladado apareció ante él uno de los testigos que había testificado en su contra para pedirle perdón, le dijo que había recibido una terrible presión por parte de los comunistas para que declarara en su contra. Padre lo perdonó y este hombre más tarde le trajo comida. También se presentó el juez. Este le dijo que sabía que él era inocente, pero que sus superiores le habían ordenado que lo sentenciara sin importar lo que creyera. Más tarde también le trajo comida.

El Padre ante la corte

El Padre ante la corte

Hungnam

Hungnam

Ricardo Gómez ricardomardel@yahoo.com.ar

Deja un comentario

Categorías:Biografías

Tagged as: , , ,

4 replies »

  1. Es muy triste para mi leer o recordar el curso de inmdenizacion que el VP pasó al largo de su preciosa vida. Al mismo tiempo es bueno para que nosotros tengamos claro en nuestra mente y corazon el privilegio por Tenerlo conocido y reconocido!!

    Me gusta

  2. Ojalá, algún día, en algún momento, aquellos que se siguen oponiendo, ya sea abierta o, encubiertamente; que se oponen, ala religión igualmente se oponen, en este caso, a la Iglesia de unificación cristiana, igual a la Federación de las familias para la unificación y la paz mundial, el precio ya a sido pagado, de muchas formas, principalmente con la vida de centenares de buenos santo y profetas, la vida misma de nuestro amado sr, Jesucristo, igualmente la sangre lagrimas y sudor, de nuestro amado padre verdadero… tenemos al más grande hombre de todos los tiempos, que se paro sobre el fundamento de la sangre lagrimas y sudor, de los grandes y principales santos de la historia, como Jesucristo, buda, confucio, mahoma, y los grandes profetas, para reclamar a satanás el Diablo, todo el mal, que el ocasiono, en el corazón de DIOS; NUESTRO AMADO PADRE VERDADERO, es campeón de campeones, al tener ese espíritu, inquebrantable, asi como un corazón limpio y puro, no podemos decir qué, no hay de donde agarrase, seamos pues dignos de el, de nuestro amado padre verdadero…//…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s